domingo, 22 de noviembre de 2009

Cordillera

Otra vez he vuelto a caer. Mira que cada vez me digo que es la última, que no vuelvo a pasar por lo mismo, que se acabó. Y al final caigo. Lo mio no es una piedra cualquiera, ni siquiera una roca, es una cordillera de montañas enormes en la que tropiezo una y otra vez.
Domingo por la mañana. Programa interesante de cuentos musicados en un museo de mi ciudad. Hay que llegar con casi una hora de antelación porque como es gratis, si no no hay forma de entrar. No hay problema porque se puede visitar la colección y se pasa un rato agradable.
Y ahí empezamos: niños corriendo por doquier porque, una mamá dixit, "sí, aquí se puede correr"; otros apoyándose en las obras, o tocando a su antojo porque los acompañantes están muy ocupados saludándose unos a otros.
Empieza la función y la cuentista, profesional, informa de manera lúdica de cómo tenemos que estar durante esta siguiente hora y lo que se espera y no del público. Es lo mismo, al rato los niños están hablando en alto, los padres también, levantándose, jugando con juguetes que trajeron de casa ¿?. Hay bebés de meses que para qué narices los traen si no es para que lloren y molesten. ¿es que no leen el programa y no ven a partir de qué edad pueden venir? ¿No es mejor que esperen a que crezcan que oportunidades no les van a faltar? Noooo. No sólo los traen, los dan de comer (hoy me pasé el concierto oliendo a puré), los hacen toda suerte de arrumacos para que todos vean lo buenos progenitores que son. Otros leían el periódico tan tranquilos. Los de más allá comentaban en grupo los que le venía en gana y yo y los cuatro pringaos como yo (si es que éramos tantos) cagándonos en su puñetera madre.
Eso fue hoy. Puede ser otro día en el teatro o en un cuentacuentos o en cualquier actividad infantil. Los niños hablan continuamente en voz alta, como si estuvieran en el salón de su casa, y los adultos, lejos de enseñarles que no se puede hablar alto, les contestan también de viva voz y les van explicando absolutamente todo lo que ven, así los de alrededor comprueban qué bien responden y educan y de paso les dejan cero oportunidades a los peques de desarrollar su capacidad de deducción, imaginación, sorpresa, etc.
Hay que vivirlo para sentir una impotencia terrible, para comprobar lo lejos que estamos unos de otros aún estando tan cerca sentados.
No hay educación; no sensatez. Es un despropósito.
Y sufro y me digo que no vuelvo, que se acabó. Pero miro a mi hijo, absorto, ajeno a estas reflexiones mías y me digo: bueno, va, sea por él, volveré. Porque, afortunadamente, él aún no sabe siquiera que existe la palabra lucidez y que, probablemente, cuando la conozca, le dolerá igual que a su madre.

9 comentarios:

javcasta dijo...

Decía Sartre: "El infierno son los demás".

Y más si no conocen la buena educación ... :-)

Buenas noches madraza.

chose dijo...

Bueno, lo tenía que decir. Es vergonzoso.

Lo mismo, compi.

perogrullo dijo...

Cambia niños y sus padres por móviles musicales en el transporte público y firma el post con mi nombre.

nosonhoras dijo...

Ayer me pasó una cosa medianamente relacionada... Iba conduciendo de vuelta a casa, de noche, y siempre al acercarme a mi calle, por algún motivo hay miles de ancianos cruzándola por donde no deben.

Con desdén y un aire de control total, te dan indicaciones de que puedes tirar. Ahí ya empiezas a encabronarte, y pitas o haces gestos y les gritas. Pero el colmo fué cuando, justo debajo de mi casa, había FAMILIAS enteras andando por la carretera tranquilamente, llevando a sus hijos en sus pequeños triciclos, y ahí ya no pude más y empecé a saltar dentro del coche, y a llamarles lo que no está escrito, y a señalarles y preguntarles mientras les pitaba qué cojones se pensaban que estaban haciendo.

Señalaba a su hijo, miraba al padre y él me devolvía la mirada como si se hubiese cruzado con un loco. No comprendía.

Y yo seguí, buscando un sitio para aparcar, y ellos siguieron también, por la jodida carretera.

Fin.

chose dijo...

Me alegra veros por aquí.

Perogrullo: podríamos hacer una lista con las pasadas que se da la gente invadiendo el espacio (físico y mental) de los otros.

Nosonhoras: es que tienes cada cosa¡ mira que ir como dios manda por la carretera¿

Buen día a todos.

yomisma77 dijo...

A los niños no se les puede exigir seriedad, ya creceran y no les va a quedar otra que aprender a comportarse.

Pero a esos padres ya les vale... mira que llevar pure al teatro...

En fin, que mucho humor y grandes dosis de paciencia, no nos queda otra :)

Saluditos!!!!

chose dijo...

Sí, paciencia tengo un rato y humor, humor sólo a ratos, jajaja.

Me alegra verte por aquí. Te echaba de menos ym77.

Un beso

yomisma77 dijo...

Quise venir antes y felicitarte por tus dos semanas, pero la semana que tengo guardias no dispongo de mucho tiempo.

Hoy te felicito por tu blog y te animo a que continúes con esta aventura :)

Un abrazo :)

chose dijo...

Se agradece. sobre todo ahora que no estoy en mi mejor momento.

Besos.