domingo, 23 de mayo de 2010

Ideas

Me considero una persona afortunada. Trabajo en una empresa pequeña pero con un margen de beneficios increíble. Mi tren de vida es expectacular y disfruto de vacaciones la mayor parte del año. ¿Que a qué me dedico? Bueno, es un secreto, no lo puedo contar. Sólo puedo decir que mi empresa vende ideas. Sí, sí, ideas. Pero no a cualquiera: a jefes de estado, monarcas, patriarcas, banqueros, jeques o grandes empresarios.

El anonimato de internet me anima a contar un poquito más. Pondré un ejemplo. El presidente de un país de una península mediterránea estaba muy preocupado porque sus ciudadanos fumaban muchísimo y no había forma de que lo dejaran. El gasto que suponía a la Seguridad Social era enorme. Numerosas campañas y medidas restrictivas no dieron resultados. Nos pidió ayuda y esto fue lo que propusimos:
Bajen los sueldos de la gente empezando por los funcionarios que son su competencia directa y cuando se calmen las protestas de éstos, que las habrá, se lo bajan al resto. Como la gente está empufada hasta las cejas, si no es en una cosa es en otra, acabarán dejando de fumar para pagar sus deudas. La seguridad social reducirá sus gastos considerablemente y los ingresos que no se obtengan por la venta de tabaco, se compensan con el ahorro en gasto de nóminas.
¡No me negarán que es una idea cojonuda!

Como muestra un botón. Aunque a toro pasado puedo contar que también salieron de mi empresa otras grandes ideas como por ejemplo el cambio al euro en Europa (en este caso fue un banquero quien nos contrató) o la existencia en Iraq de armas de destrucción masiva.

9 comentarios:

javcasta dijo...

Jajaja, no creo que este sea un relato de ficción ... más bien es un esbozo de documental de la realidad ... Para desgracia nuestra.

De todas formas, tal como lo veo, no es descabellado pensar que hay una "ingeniería política-económico-social" a nivel mundial (esa élite de obscenamente ricos y poderosos) y por supuesto "localmente" (nación). Es como si la realidad fuera de diseño, no se fían los poderosos en dejarla al azar ...

Cuando el sistema entra en un ciclo de crisis y recesión tarde o temprano se termina resolviendo con guerras. Eso es lo que muestra la historia.

Veremos si nos deparan alguna sorpresa diferente: pandemias, eugenesia , control del clima ...

Aunque todas estas ideas están más que repensadas, busca en google consparanoias. :-)

Besos y buen domingo Chose.

post-comentario: No creo en las consparanoias, me gustan como ideas literarias. Pero si creo en las conspiraciones (sobre todo las de los necios poderosos, tal como mafias), las de toda la vida, las que hacen que existan caciques y amiguismos y listas negras y miseria ...

Borde dijo...

No me os pongáis Estulines... es todo pura codicia, incompetencia y apego por el poder.

Y quizá algo de inteligencia sin escrúpulos fabricando ideas a sueldo.

Esto no ha acabado.

Anónimo dijo...

Chose, trabajas con mi madre?

Qué fuerte.

Albert dijo...

Pues creo que trabajas en una buena empresa. Tampoco hace falta ser muy riguroso con las cosas. Lo mejor y más divertido es la toma de decisiones, si un día has dormido mal y te levantas con la cabeza embotada pues decides invadir un país y cosas así. Nunca te piden cuentas. En mi empresa que también pertenece al sector think tank nos lo pasamos muy bien.
Saludos

chose dijo...

Hola a todos.

Yo sólo quería hacer el gamberro un rato. No pretendía (aunque no lo parezca) suscitar un gran debate.

Hace tiempo que tiré la toalla.
(Sobre)vivo, que no es poco y punto.

Borde dijo...

¡Mala!

;-)

chose dijo...

Yo misma me doy miedo Borde.
(Acompaña la frase una sonrisa sonora).

Yomisma77 dijo...

A muchos de esos creadores de ideas tan nefastas se les debería congelar el cerebro... aish!!!

En fin que está claro que seguiremos pagando justos por malos pensadores... :(

Me ha gustado muuuucho tu relato, reflexivo, crítico y con ese toque de humor irónico y elegante que me encanta!!

Un abrazo enormeeeee y buen fin de semana!!! :)

SSSMMMUUUAAACCC!!!!

chose dijo...

Cuánto tiempo Pili!

Gracias por tu enturiasmo y apoyo.

En realidad el presunto humor es mala leche disfrazada porque soy una de las que tendrá que dejar de fumar o de lo que sea para que los pobres ricos puedan seguir llevando su tren de vida.

Un fuerte abrazo, compañera.