domingo, 28 de marzo de 2010

Retroalimentacion

Que poco inteligente puede llegar a ser un corazón.

Alejado del conocimiento teórico,
regido por el impulso de la practica.

Ciego ante cualquier teoría simple,
por mas que esta sea demostrable.

Mas tarde, cuando la testaruda lógica del cerebro le acose,
en un solo movimiento,
comprenderá la intensidad de su ultimo paso en falso.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Mierda.

Sal de mi cabeza, mujer.

(Me gusta, por cierto.)

Anónimo dijo...

Mierda de comentarios de blogger.

Lo anterior y esto soy theuc. No me deja firmar.

Saludos.

Borde dijo...

Pero el corazón tiene razones que la razón no entiende.

chose dijo...

Joder theuc, veo que no soy la unica reñida con el ordenador.

Borde, que seria de nosotros sin las sinrazones!

Un bico.

Albert dijo...

Sí, efectivamente, los corazones suelen tener eso del muy mal aprender. Suelen ser torpes de entendimiento; ahora bien, sólo es cuestión de incidir un poco más en su formación.
Saludos

chose dijo...

Si Albert, a lo mejor en vez de tanta subordinada o ecuacion nos podian enseñar destrezas sociales.

Salud.

Yomisma77 dijo...

Yo dejo que mi corazón sienta con todo el descontrol del mundo, lo que no le permito es pensar porque entonces entraría en un grave conflicto con mi cerebro y ya se sabe lo malo que es el intrusismo profesional.

Mi corazón y mi cerebro siempre están en contienda, el primero siempre acelerado y el segundo siempre echando el freno, cuando por fin logran un punto de acuerdo mi cuerpo disfruta de un sosegado equilibrio. (aunque rara vez consigo que se pongan de acuerdo, jejeje ;) )

Un abrazo enorme Chose!! y disfruta muuucho del puente!! :)
SSMMUUAACC!!!
Pili :)

chose dijo...

De vuelta Pili, un besazo.

Yomisma77 dijo...

Pues yo "re- vuelvo" para desearte un buen fin de semana y dejarte un abrazo muy grande!!

Besos!!
Pili :)

javcasta dijo...

"Tu razón y tu pasión son el timón y las velas de tu alma marinera.
Si o tus velas o tu timón esté roto, sólo puedes sacudir y ir a la deriva o pararte en el medio del mar.
Porque la razón, dictaminando sola, es una fuerza limitadora; y la pasión, desatentada, es una llama que se quema hasta su propia destrucción.
Por eso deja a tu alma que exalte tu razón a la alteza de la pasión, para que cante;
Y que ella diriga tu pasión con razón, para que tu pasión viva por su propia resurreción diaria, y como el fénix suba arriba de sus propias cenizas."

El Profeta - Kahlil Gibran