martes, 23 de noviembre de 2010

Visibilidad

Quizá es mejor no pararse a pensar, evitar encontrarnos frente a frente con lo que ya sabemos o con lo que intuimos. Correr una cortina bien tupida entre lo que deseamos y lo que realmente obtenemos. Ojos que no ven...

Esto podrá servir para los que tengan fotofobia. Personalmente prefiero los visillos: dejan pasar la luz y permiten contemplar el paisaje a la vez que ayudan a conservar, si así se prefiere, un mínimo de intimidad.

2 comentarios:

Gustavo dijo...

Develar y ocultar...un delicado equilibrio que, casi siempre, mejora con la luz y la verdad. Un fuerte abrazo.

chose dijo...

Un abrazo de vuelta, Gustavo.