jueves, 5 de enero de 2012

3:08

3:08. Vuelvo a casa desde la otra punta de la ciudad. Frío. 
Nadie por aquí, nadie por allá. Me acompaña una musiquita africana de lo más apropiada. 

3:11. Los semáforos no descansan. Me gusta la soledad de esta noche. No hace falta correr. Los brazos se estiran al volante. La sonrisa serena y sabia ya vino. 
Pasan imágenes. Pasan.

3: 16. Realmente nadie. Podría irme contra el muro. 
O simplemente pararme en mitad de la carretera. 
Nadie lo vería.

3:22: Y ahora aparcar. No sólo el coche. También esta pizca de autocomplacencia y descaro con que me defiendo cada vez que me asalta la cruda realidad. Nada por aquí. Nada por allá.

4 comentarios:

dEsoRdeN dijo...

me encantan las historias que pasan en a soledad de la noche

Aire dijo...

conozco la autocomplacencia, parece inmunizar, pero es una lagarta

chose dijo...

Respuesta doble, dEsoRdeN y Aire:
a mi me encanta que me entiendan y también que me visiten y comenten.

Me encanta. Sí.

Yomisma77 dijo...

Me encanta la noche y conducir de noche :-)

Y me encanta volver y que sigas aquí :-)

sssssssssmmmmmmmmuuuuuuuuuaaaaaccccc