martes, 8 de marzo de 2011

A-6

El trayecto de la A-6 A Coruña-Madrid-A Coruña guarda pocos secretos, objetivos, para mí. Lo hago entre 6 y 8 veces por año.
Sé que hay bosques que luego se convierten en montañas, y que esas montañas se van deslizando, contoneando hasta ser tierra. La tierra- plantada con cereales, con viñedos- se vuelve a sacudir, se deshace de toda plantación y se arquea en montañas* otra vez. Hasta que llegan las edificaciones masivas a ambos lados y lo mejor es salir cuanto antes de ese aturdimiento de señales y reclamos publicitarios. Y viceversa.

Sé más. Los puntos kilométricos de ciertas poblaciones, áreas de servicio, sitios de interés, etc. Y también sé que me lleva 6 horas y un depósito y pico. En ese espacio te da tiempo a pensar, comer chucherías, escuchar música, conversar...

Hoy iba sola y escuché la radio, y se habló mucho de la mujer trabajadora. Algunas cosas interesantes, como en "Carne cruda" en Radio3. Paso luego un buen rato inventando aventuras con los conductores al estilo de Erica Jong. Me hacía un pequeño gesto, jugamos a adelantarnos y en la próxima salida le echaba un polvo de la hostia. O ayudaba a unos pobres chavales a cambiar una rueda y nos montábamos un trío allí mismo en el arcén. En el bar de carretera me agenciaba unos cuantos camioneros a los que me cepillaba uno tras otro sin que se borrara el carmín. Yo creo que esa tía hacía como yo, imaginárselo.

Por cierto, hoy tardé 6:30 y gasté 3/4 de depósito. Me pareció bien. Puede que sea una medida que resulte. Flipo.

*Esa montañas, hicieron que el pasado viernes Claudia y yo fuéramos unas de las se quedaron atrapadas. Una nevada que en unos minutos había cubierto el suelo, los coches, con una capa alucinante. Nunca vi copos tan grandes. La nieve nos hipnotizó. El tiempo pareció pararse y las 11 horas que tardé en ese malogrado trayecto no me pasaron más factura que las 6- 6:30 habituales. Me lo haré mirar.

11 comentarios:

Yomisma77 dijo...

El trayecto de León-Coruña en septiembre con la puesta de sol y un cielo majestuoso con colores indescriptibles, parecía arder en llamas con destellos violetas, amarillos, rojos y naranjas, grabados lo tengo en mi retina.

A la vuelta conduje yo y en las zonas en las que no había radar recuerdo haber sido muy poco ahorradora ;)

También recuerdo Pajares nevado, que belleza, que paz y quietud. Aish, que me he puesto nostálgica...

Me ha encantado ese momento de divagación imaginando aventuras lascivas con los conductores, ooooole por tu imaginación.


Un abrazo enorme Chose
SSMMUUAACC

chose dijo...

Pili, esas horas dan para mucho,la verdad.

Un beso compañera y adelante, siempre.

Gustavo dijo...

Un placer reencontrarte. Qué viaje realizaste. Seguiremos en contacto. Abrazos.

chose dijo...

Saludos Gustavo. La aventura sigue presente en mi vida. Bieeeen.

Cris. dijo...

Me recuerdas una frase de Eduardo Galeano sobre la utopía.
"La utopía está en el horizonte, si caminas dos pasos hacia ella, ella camina dos pasos en el horizonte. Entonces; ¿para qué sirve la utopía?. Para eso, para caminar."
No te pares, avanza, supera los obstáculos de un viaje, de la vida, y derrota las adversidades.
Besos.

chose dijo...

Hola Cris. Excelente referencia. Muchas gracias por tu comentario. Seguir, avanzar y luchar son unas de mis aficiones favoritas.
Un beso.

dEsoRdeN dijo...

'Carne cruda' mola!! Y tus historias de Erica Jong también! XD

chose dijo...

Radio3 es de la poco que puedo escuchar sin sentir arcadas. Y ahora ya no necesito leer ciertas historias, ya me las puedo inventar yo solita.
Hey desoRdeN, me alegro que estés recuperado.

cristina dijo...

Chose; esta mañana me levanté y me vino la musa poética. Escribí rápidamente una poesía sobre mi estado ante la falta de trabajo. Un estado que supongo que muchas personas coincidirán conmigo. Aunque parece triste en realidad no lo es.

DESIDIA

A solas en la estancia,
quizás medio dormida,
un sofá acomoda
un descanso sin fatiga.

Me sobra lo más preciado,
a mí misma repetía;
el tiempo, - que todo mata-
no mata esta desidia.

Me retuerce en el cerebro
la idea de estar perdida,
no hay mal ni bien que realice,
es cómo estar muerta en vida.

chose dijo...

Cristina, bendita inspiración.

Te quiero mucho.

dEsoRdeN dijo...

Gracias, maja! ;D