miércoles, 15 de septiembre de 2010

Volumen

Foto: Jose Medina


La tarde era poderosa, brillante, y el sol lucía puro protagonismo. Me fumé un porrito y me fui a la playa. Un rato al sol, casi me duermo. Voy al agua. Y lo que ocurre es que está de puta madre, ni fría ni caliente. Voy andando como Alfonsina pero enseguida me urge zambullirme. Oooh! Qué gozada! me tumbo y en el acto mi bikini flota en el mar pues mi cuerpo, como una estructura de mercurio, ha ido juntándose hacia el tronco, y hecho bola, se ha hundido.

Me regodeo un rato más en el agua, pensando, como el domingo, que podía ser el último baño de la temporada.
Me tumbo al sol y leo. Dejo el libro, dormito un rato.
Empiezo a recoger y el tío de delante también. Luego cruzaremos miradas, él en la moto y yo subiendo al coche.
Un poco antes de arrancar, un bello melenudo baja de un bello BMW, literal, y con una bolsa bajo el brazo echa a andar decidido, pero no a la playa de donde vengo, sino a la otra, esa que me dijo el Chino el otro día que me iba a enseñar y no me acabó de convencer.
Creo que he descubierto el camino a la otra playa yo solita.

8 comentarios:

Gustavo dijo...

Playa, mar...miradas. TODO SUGESTION. Abrazo.

Aire dijo...

jajajaja, qué bueno!

Borde dijo...

Bellos melenudos de bellos BMW's... eso no es real. Conozco a alguien que decía que las chicas guapas de las revistas no existían.

¿Envidia?

Sí.

chose dijo...

Borde, mi prima decía que a los buenorros de los anuncios los mataban al finalizar su trabajo. A este lo salvaron, pero como dije, iba muy determinado. Había quedado con alguien.

Saludos y también a Gustavo y a Aire.

javcasta dijo...

Este relato, como un jardín de senderos que se bifurcan (guiño Borgiano), ha sido encontrado
en un documento rugoso y manuscrito dentro de una botella a la deriva en el mar
de los sargazos, por un atunero vasco, con el gps estropeado ... Dice así.

" Mi tatarabuela cometió el mayor error de su vida, y afortunadamente para mi
la causa de que yo exista, cuando decidió seguir al melenudo por el sendero
que conducía a la otra playa, cien años atrás ...
Lo que vio y escuchó la condenó a ser secuestrada o ejecutada in situ sin demora.
Puesta a elegir entre la espada o la pared, eligió el secuestro, todos elegimos, siempre, la vida.
Lo que pudiera parecer un paseo por la otra playa, era en realidad un encuentro
entre unos narcos y un químico revolucionario y melenudo, que había encontrado la forma
de sintetizar clorhidrato de cocaína de la leche en polvo, con unos simples reactivos
de uso común. Y cuya formula magistral se disponía a vender al cartel de Sinaloa.
Cuando la descubrieron, dudaron entre violarla y matarla o matarla y violarla, pues mi tatarabuela
era de proverbial belleza.
Pero el químico, que tenia en su corazón un pequeño jardín dedicado a la bondad,
puso como condición que les daba la formula si la dejaban vivir.
El resultado fue, que tras recibir la formula, mataron al químico y lo violaron (no se puede ser guapo).
Pero respetaron la vida de mi tata, ya que al fin y al cabo, valía una plata el venderla a un
prostíbulo en Tijuana, y es conocido el sentido pragmático de los emprendedores.
...
Mi tata, pasó unos años saboreando el descenso a los infiernos en los prostíbulos de Tijuana.
Impregno en su genoma los infinitos matices del sufrimiento que proporciona en este mundo,
el ser mujer, paria y puta en Tijuana ...
pero un día logró escapar y cruzar como espalda mojada el rio Bravo.
Tras unas cuantas vicisitudes, llegó a asentarse en Alaska, donde tuvo una hija.
Dadas las condiciones de explotación de los sin papeles y emigrantes,
mi bisabuela refundo el partido comunista de Alaska. Pues Alaska debido al cambio climático era
la nueva california de América.
Y con el tiempo, logró que se legalizará el partido, y en buena liza democrática llegaron al poder.
Tras unas décadas, mi bisabuela tuvo una hija, mi abuela, que llegó a gobernadora del estado de Alaska
como candidata del PCA, pasando a los anales de la historia política del mundo moderno, al proclamar
la primera república popular comunista independiente de Alaska. Como es natural hubo guerra civil y
hongos atómicos fueron observados por el lobo, el alce y el oso entre auroras boreales ...
la hija de mi abuela, mi madre, fue una de las niñas de la guerra que fueron evacuadas a España
en busca de asilo y salvar la vida. Mi madre llegó a Oviedo en Asturias, que es hoy en día la capital
de la república Española, debido a la famosa toma de Madrid por parte de los mineros a golpe de dinamita
y motivados por la hambruna que generó que la leche en polvo se pusiera por las nubes.
Una vez en Asturias, mi madre, sin ni siquiera saber de su ascendencia celta, decidió asentarse en Galicia.
En la costa, y un día que iba a la playa vio a un guapo melenudo en bicicleta, descendiente del químico,
que tomaba otro sendero del habitual
. Decidió seguirlo y la flecha del amor fulminó a ambos.
Del fruto de este amor nací yo.
la rueda de la vida giró varias veces para que lo que debía de haber pasado a mi tatarabuela y al melenudo
le ocurriera a mí madre. Pues el universo se suele equivocar, pero dispone de infinito tiempo y recursos
para enmendar sus errores.

... Varios eones más tarde: postdata añadida por una superraza cósmica descendiente de la tata y el melenudo---
Hemos indexado este relato en el Indice de la historia de todos los universos conocidos,
ya que consideramos que solo
los actos de amor puro merecen ser recordados
."

salu2 y besos

chose dijo...

¡Qué pasada Javier!

Este comentario se merece una entrada para él solito.

Gracias.

javcasta dijo...

jejeje, ya la he puesto en mi blog.
Me he divertido imaginando una posthistoria de tu estupendo relato.

Salu2 y besos.

chose dijo...

Eso me pasa por impulsiva. jajaja.

Me ha gustado mucho.